ARREOLA ILUSTRARÁ LA ROTONDA

El escritor Juan José Arreola será trasladado a la Rotonda de los Jaliscienses este lunes. La ceremonia enmarca, además, las actividades de la octava edición del Coloquio Arreolino, un encuentro entre escritores, investigadores y estudiantes en el que se festeja la obra realizada por el autor de Confabulario.

El traslado está programado para hoy, día del natalicio de Juan José Arreola. La ceremonia previa será a las 9:00 horas en el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara. Después del homenaje, llevarán sus restos a la Rotonda, lugar donde también se develará una escultura elaborada por Rubén Orozco sobre un pedestal de cantera en el que se colocará su nombre en letras doradas y la palabra “literato”.

Un reconocimiento que la familia del propio Arreola calificó del “más grande honor” para el autor nacido en Zapotlán el Grande. Sobre todo si consideramos que él mismo dijo que “debajo del literato aparente, he sido siempre el payo jalisciense, el niño que fui y que pasó su vida en el campo viendo el desarrollo de las labores agrícolas y escuchando los dichos y las canciones de los campesinos”.

El decreto que declara Benemérito Ilustre del Estado de Jalisco a Arreola y ordena el traslado de sus restos a la Rotonda, fue aprobado por el Congreso del Estado, con el objetivo de reconocer su aporte cultural a la literatura nacional e internacional.

En cuanto al Coloquio, la octava edición está dedicada a la obra de Juan Rulfo y Arreola. El programa inició este sábado 19 de septiembre con la conferencia magistral Rulfo y Arreola: poéticas coincidentes, a cargo del doctor Felipe Vázquez Badillo; seguida de Rulfo y Arreola: el parto de los montes, impartida por Alejandro Toledo. La cita para las primeras actividades es en la Casa Taller Literario Juan José Arreola, en Ciudad Guzmán.

También está programada la exposición de fotografía digital Móvil: persiguiendo el instante y la presentación del espectáculo multidisciplinario Arreola por Arreola: Bestias y prodigios, dirigido por Alonso Arreola. Esta última tendrá una función en Ciudad Guzmán y otra en el Teatro Degollado.

El encuentro arreolino finaliza el domingo 27 de septiembre a las 18:00 horas, con la ceremonia de premiación del torneo de ajedrez y la clausura en la Casa Taller Literario Juan José Arreola.

El gozador

De las aficiones que Juan José Arreola más cultivaba dos llamaban poderosamente la atención por ocupar un lugar privilegiado tanto en su narrativa como en su vida diaria: el ping pong y el ajedrez.

Aunque se conocía su afición al ciclismo, tanto citadino como deportivo, y cubrió como comentarista para Televisa los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, sus grandes pasiones fueron el tenis de mesa y el deporte ciencia.

“El ajedrez es el único juego que vale la pena jugar porque nos sobrepasa, como las piezas de Shakespeare, las novelas de Dostoievski o los más grandes poetas de la humanidad que han hecho algo que se acerca a lo imposible, pero todos se quedan en el umbral”, dijo alguna vez.

Congelado en el tiempo

La estampa de Juan José Arreola era inconfundible, el pelo rizado, el perfil anguloso, el sombrero, la capa y el bastón. ¿Cómo será la estatua que retrate para la posteridad a Arreola como Benemérito de Jalisco?

La estatua, obra del escultor Rubén Orozco, será colocada sobre el costado del jardín de la Rotonda que da hacia la calle Hidalgo. Tendrá 2 metros de altura con 220 kilogramos de peso y representará al autor zapotlense con la mano izquierda extendida al frente, a su costado una mesa con un ejemplar de Confabulario, en una mesa Art Nouveau en compañía de un tintero y tres piezas de ajedrez.

Esa mano izquierda estará extendida hacia los transeúntes, tal vez en gesto de invitación hacia el diálogo, la lectura y el gozo, algo que siempre hizo el propio Arreola en vida.

Tres imprescindibles

Bestiario (1972)

El vigor imaginativo de Arreola explota aquí con la potencia de un estilo depurado. Fábulas al estilo de Esopo, Bestiario es un libro donde el imaginario del escritor describe tanto al mundo como sus habitantes.

La Feria (1963)

Este libro demuestra que lo fragmentario no es un pretexto sino un leit motiv en la obra arreolina. Una novela atípica en el panorama de las literatura hecha en Jalisco, La Feria es un retrato de costumbres, una novela sin personaje principal.

Confabulario (1952)

Muestra del ingenio estilístico de Arreola, este libro es considerado su primer obra maestra. Arreola va de la crónica al relato corto, pasando por la poesía o la prosa poética.

Agenda

Homenaje de cuerpo presente

Lunes 21 de septiembre, 9:00 horas

Paraninfo de la Universidad de Guadalajara; Juárez 976

FUENTE
 

VISITANTES EN LÍNEA

Hay 31 invitados y ningún miembro en línea

VISITAS

13040592
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
956
3737
4693
6007964
4693
99457
13040592

Your IP: 204.236.235.245
Server Time: 2016-08-02 10:48:08
Visitors Counter
top