ESTADOS UNIDOS SE LLEVÓ EL ORO QUE BUSCABA

Después de once intensas jornadas, la 42ª Olimpíada de Ajedrez que se llevó a cabo en el estadio Crystal Hall en Bakú llegó a su fin; la principal competencia por equipos, una especie de Mundial de seleccionados que organiza de manera bianual la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, según sus siglas francesas) tuvo por vencedor a Estados Unidos, un conjunto integrado por Fabiano Caruana (Nº 3 del mundo), Hikaru Nakamura (Nº 6), Wesley So (Nº 7), Samuel Shankland (Nº 57) y Ray Robson (Nº 66), que totalizó 20 puntos sobre 22 posibles, con nueve victorias y dos empates (ante República Checa y Rusia). De esta manera, Estados Unidos después de 80 años (Estocolmo 1937) vuelve a ganar una olimpíada de ajedrez. En 1976, en Haifa, también los norteamericanos habían logrado la medalla dorada, pero en ese juego hubo un boicot de los representantes comunistas para no participar en Israel y sólo la jugaron la mitad de los inscriptos.

 
La federación norteamericana de ajedrez se preparó para este éxito, guiada por ex campeón mundial, Garry Kasparov, y en el sustento económico del multimillonario Rex Sinquefeld. Para ello en poco más de un año, al conjunto que lideraba Hikaru Nakamura se le sumaron dos enormes jugadores, Fabiano Caruna y Wesley So. Tras casi nueve meses de preparación, sus jugadores, recién ayer, soltaron el festejo.
 
“Ojalá el valor de esta medalla de oro sirva para que la repercusión del ajedrez en Estados Unidos vuelva a ser como en los tiempos de Bobby Fischer”, reflexionó John Donaldson, el capitán del equipo norteamericano durante la conferencia de prensa que manejó Susan Polgar.
 
El ganador compartió la cima con Ucrania (Pavel Eljanov, Ruslan Ponomariov, Yuri Kryvoruchko, Anton Korobov y Andre Volokitin), también con 20, y seguido por Rusia (Sergey Karjakin, Vladimir Kramnik, Evgeny Tomashevsky, Ian Nepomniachtchi y Alexander Grischuk), con 18.
 

 
El seleccionado argentino, que si bien logró ganar sus dos últimas presentaciones, ayer superó a Islandia por 2,5 a 1,5 (victoria de Sandro Mareco, y tablas de Fernando Peralta, Federico Pérez Ponsa y Alan Pichot), finalizó 32º, con 14 puntos entre 180 naciones. Si se compara la actuación con la calidad y fuerza de los rivales se podría decir que se disputó una olimpíada correcta, con 6 victorias, dos empates (con Israel y Filipinas) y tres derrotas (EE.UU., China y Belarus).
 
Pero si se toma el puesto de preclasificación, Nº 26, indudablemente fue un retroceso, o una labor por debajo de las expectativas. Sobresalió Mareco, y en menor medida, Pichot y Pérez Ponsa. Peralta y Flores, ambos con rendimiento irregular.
 
“Si tengo que hacer un balance de mi actuación la dividiría en dos partes, la primera, la del arranque, la de las cinco primeras ruedas y la segunda, con el final del certamen. Una fue muy buena y la otra muy mala”, aseguró Diego Flores, el entrenador de la ULP, y completó: “Y en cuanto la posición final del equipo, hay que medir que el fixture no nos ayudó, que esto fue comentario de otras delegaciones y que si tomamos en cuenta la calidad de nuestros rivales entonces la tabla no sería un reflejo fiel de lo que pasó en estos 11 días”.
 
Entre las sorpresas que arrojó la tabla final de posiciones, sobresalen el 5º puesto, de Noruega (con Magnus Carlsen), 6º lugar para Turquía, 10º Perú, convirtiéndose así en el mejor de Sudamérica, 11º Canadá (con Anton Kovalyov que jugó para la Argentina en 2008), 19º Paraguay y 23º Brasil.
 
En tanto que en la competencia femenina, la medalla dorada le correspondió a la delegación China, con la campeona mundial, Hou Yifán a la cabeza del grupo. Las ganadoras, con 20 puntos, sacaron ventaja de tres puntos sobre las escoltas, Polonia y Ucrania, con 17.
 

 
El caso de las maestras argentinas es similar a la de sus pares varones; ganaron ante los rivales que tenían que ganar, empataron con los que correspondía y perdieron con los que eran superiores. Las maestras ganaron cinco encuentros, empataron tres (Italia, Bulgaria e Irán) y perdieron tres (Alemania, Georgia y Serbia). Preclasificadas Nº 26 finalizaron 36ª, con 13 puntos.
 
Ayer, en la 11ª rueda, las chicas perdieron frente a Serbia. La joven Ayelén Martínez le dio la única victoria al equipo, ya que luego, empató Carolina Luján y cayeron, Marisa Zuriel y Florencia Fernández.
 
“Fue un golpe duro perder el último match; de haberlo ganado tal vez ahora estaríamos hablando de una actuación histórica de la Argentina, por encima de cualquier otra de los últimos 25 años, pero no pudo ser. Aunque gané mi punto, la pérdida del match de mi equipo no me deja sonreír. En verdad creo que no hicimos una mala olimpíada y estuvimos jugando con varios de los mejores equipos de la categoría”, explicó la riojana radicada en La Punta, Ayelén Martínez.
 
Más tarde, con la presencia de autoridades del Gobierno de Azerbaiyán, sumado al Comité Ejecutivo de la FIDE, se llevó a cabo la ceremonia de clausura en el Stadium Arena. En el cierre, el ministro de Deportes local le hizo entrega de la bandera de la FIDE a su similar de Georgia, dado que Batumi, en 2018, será la próxima sede de esta competencia.
 
 

FUENTE

VISITANTES EN LÍNEA

Hay 18 invitados y ningún miembro en línea

VISITAS

13315927
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
352
332
7260
6280550
84323
89311
13315927

Your IP: 207.241.231.147
Server Time: 2016-10-28 05:13:37
Visitors Counter
top