CONVERTIR LO IMPOSIBLE EN POSIBLE

Descubrir las jugadas ganadoras entre un laberinto de escaques, columnas, piezas y peones, así como detectar o crear secuencias de mate, constituyen algunas de las cualidades que deben cultivar los maestros del tablero.

Son el ingenio, la intuición y la comprensión las que confieren al ajedrez la categoría de arte. El teórico alemán Siegbert Tarrasch (1862- 1934) dijo: “Una comprensión a fondo de las secuencias típicas de mate hace que se llegue a las combinaciones más complicadas no sólo sin dificultad, sino casi de manera natural”.

La belleza del juego reside en sutiles maniobras y en ingeniosas combinaciones que pueden convertir lo imposible en posible. Como las opciones son muchas, cada jugador debe crear sus propios caminos para lograr la victoria. Según el maestro argentino Luciano Cámara, “es así cuando la ganancia de la partida aparece maravillosa, como brotada de un mundo invisible”.

Partida. Aunque las blancas toman la iniciativa y pasan rápidamente al ataque, las negras lo refutan, emprenden un contraataque y cincelan una hermosa combinación de mate.

Blancas: N. Honan. Negras: H. Mardle. Inglaterra, 1959.1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Aa4 Cf6 5.0–0 Cxe4 6.d4 b5 7.Ab3 d5 8.Cxe5 Cxe5 9.dxe5 Ab7 10.Ae3 Ac5 11.Dg4 Axe3 12.Dxg7 Dg5 13.Dxh8+ Re7 14.Dxh7 Axf2+ 15.Rh1 Tg8 16.Dh3 d4 17.Ca3 (Diagrama. Inicia una ingeniosa secuencia que lleva directamente a la victoria) Dxg2+ 18.Dxg2 Cg3+ 19.hxg3 Th8, jaque mate, 0-1.

FUENTE

top