GUILLERMO DOMÍNGUEZ EN EL ÁGORA DE TLATELOLCO