BOBBY FISCHER, EL MEJOR DE TODOS LOS TIEMPOS

Un debate que, a raíz del rendimiento de Magnus Carlsen, se ha actualizado entre los aficionados es acerca de quién es el mejor ajedrecista de todos los tiempos. Aunque siempre es subjetivo comparar diferentes épocas, según el argumento que se aplique, son varios los candidatos a esta distinción: Emanuel Lasker fue campeón durante más tiempo que ningún otro (27 años), Garry Kasparov fue el campeón más joven y se mantuvo como primero del ranking Elo por veinte años, o el citado Carlsen, en una actualidad muy competitiva, alcanzó la mayor puntuación Elo hasta ahora lograda, y también es campeón mundial de partidas rápidas. Y también otros campeones exhiben logros notables. Pero, en mi opinión, Robert James "Bobby" Fischer (1943-2008), ocupa el primer lugar.

Su gesta al derrotar por sí solo a la entonces omnipotente escuela soviética, o sus veinte partidas ganadas en forma consecutiva ante grandes maestros (algo impensable hoy), marcan una nítida diferencia a su favor. En los años de la Guerra Fría enfrentó y derrotó a un equipo de expertos campeones trabajando en equipo. No hace mucho fueron publicados documentos reservados en que Botvinnik, Smyslov, Petrosian, Tal, Polugaievsky, entre otros, analizaban las partidas de Fischer, recomendaban y sugerían la mejor forma de enfrentarse con él. Pero los métodos de trabajo, las estrategias, las aperturas, o el estudio de las presuntas debilidades psicológicas. fueron en vano. Bobby los vapuleó a todos. Fue el triunfo del individuo frente al Estado.

En el tablero, Fischer jugaba rápido y hacía la mejor jugada, lo que ponía bajo presión a sus rivales desde las primeras movidas. Sandro Mareco comentó que de los ajedrecistas de "antes", justamente el que mejor resiste el escrutinio de la computadora, es Fischer.

Y como corolario, en una muestra de su genio en el final de su carrera, inventó la variedad de ajedrez que conocemos con el nombre de Fischer-Random, en que se sortea la posición inicial de las piezas, y que asegura un largo futuro al ajedrez como juego de interés masivo.

FUENTE

top