CASI BORRACHO VENCE A FISCHER

Ratmir Kholmov, más fuerte que conocido

Ratmir Dmitrievich Kholmov, un marino soviético que durante 20 años se mantuvo entre los más fuertes del mundo, es un caso raro. Aunque permaneció activo casi hasta el final de sus 80 años de vida, fue más fuerte que conocido, por lo menos en Occidente.

La explicación es que durante su época dorada, desde mediados de los años cincuenta hasta la década de 1970, no jugó más que en los países del bloque socialista, donde ganó varios torneos. Como eran tiempos de la “Guerra Fría”, quizá eso se debió a cuestiones de seguridad.

Tan poco conocido era Kholmov en Occidente que se le recuerda más que nada por la brillante victoria que logró con negras frente a Bobby Fischer en el torneo de La Habana 1965. Y eso que Ratmir fue 10 veces campeón de Lituania y era infaltable animador de los campeonatos soviéticos.

Cierto que ese triunfo bien vale la pena ser rememorado para siempre, pero Kholmov, quien nació en un día como hoy, 13 de mayo de 1925 en Shenkursk, tuvo muchas conquistas más notables y son demasiados los que lo ignoran fuera de la extinta URSS.

Pero ya que mencionamos esa partida, vamos a exponer la anécdota que rodeó al encuentro, que el marino, asiduo degustador de los vapores etílicos, disputó bajo los efectos de una cruda que le dejó una prolongada borrachera.

Una noche antes de su enfrentamiento con el norteamericano, que jugó vía télex debido a que su país no le permitió viajar a la Mayor de las Antillas, Ratmir  se presentó en un bar de la capital cubana para darle su visto bueno al ron que elaboran en la isla, famoso por su alta calidad.

Pero el eslavo exageró sus dotes de catador, pues se pasó cerca de cuatro horas libando ante la barra, como si las copas fueran variantes de apertura que formaran parte de su entrenamiento. Cuando se caía de borracho, su compatriota Vassily Smyslov fue por él y lo sacó casi a rastras.

El ex monarca mundial, quien ganó el torneo, llevó a Kholmov a su habitación y le mostró una innovación en una variante de la apertura Española que solía emplear el norteamericano. El propio Smyslov dudaba que, por la condición en que estaba su compañero,  recordara el análisis.

Pero al día siguiente el marino, muy crudo, pero temeroso del castigo que le esperaba si perdía con Fischer en esas circunstancias, recordó perfectamente la variante, en la que se adentró su rival, y le jugó con gran inspiración para derrotarle en 46 movidas. El propio Bobby lo felicitó.

Kholmov, que aprendió a jugar a los 12 años, dio muestras de longevidad ajedrecística, pues siguió compitiendo con éxito casi hasta el final de sus días, aunque con la lógica merma de sus facultades. En el 2000, a los 75 abriles, empató en el primer puesto del Campeonato Mundial Senior con Mark Taimánov, Janis Kovlans y Alexander Chernikov.

Nuestro protagonista del día falleció el 18 de febrero de 2006 en Moscú.

FUENTE

top