SOBRE JOSÉ RAÚL CAPABLANCA Y SU ESTILO

El estilo de Capablanca fue predominantemente sencillo y claro, su concepto de la iniciativa era excelente y su técnica en los finales extraordinaria. Prefería ganar técnicamente, jugando posicionalmente antes que ir al ataque, pero no se equivoque tenía una gran visión táctica y cuando atacaba era letal. Le gustaba poseer la iniciativa, presionar al adversario, dijo Capablanca: “Es esencial actuar de manera más o menos agresiva, atacando tan pronto como se presente la oportunidad. La iniciativa debe aprovecharse a la primera oportunidad. La iniciativa es una ventaja.” Capablanca fue un ajedrecista muy completo.

Mijaíl Botvinnik, el patriarca del ajedrez ruso expresó: "Es imposible comprender el ajedrez sin mirarlo con los ojos de Capablanca". Y Richard Reti dijo: "El ajedrez era la lengua materna de Capablanca."

Tras la muerte de Capablanca, su archirrival Alexander Alekhine escribió: “Nunca antes hubo, ni volverá a existir, un genio igual.”

"Más se aprende reproduciendo una partida de Capablanca que leyendo el mejor de los libros de ajedrez", dijo Xavielly Tartakower.

"Mi sistema personal de juego - expreso Capablanca - es fundamentalmente sencillo. Juego con prudencia y no busco riesgos innecesarios. Pienso que la audacia está en contradicción directa con el principio de ajedrez, que no es juego de suerte, sino de capacidad."

Capablanca atacaba cuando tenía que hacerlo, mantenía un juego activo de piezas, pero si veía que tras alguna simplificación él pasaría a un final ventajoso, entonces abandonaba el ataque incierto por la certeza de una victoria más larga pero segura.

Capablanca aconsejaba: “Con el fin de mejorar tu juego, debes de estudiar los finales antes que todo, ya que mientras que los finales pueden ser estudiados y dominados por sí mismos, el medio juego y la apertura deben de ser estudiados en relación con los finales.”

Jacques Mieses dijo: "El estilo de Lasker es como una copa de agua clara con una gota de veneno. El de Capablanca es una copa de agua aún más clara, sin la gota de veneno."

A don Miguel Najdorf le preguntaron, ¿Quién fue para usted el mejor jugador del mundo? Él contestó: "Capablanca fue el mejor porque no necesitó molestarse."

Así era el genial cubano, alguien que hizo ver fácil lo difícil.

top