EL AJEDREZ SÍ ATRAE PATROCINADORES

La idea de que “el ajedrez no interesa a los patrocinadores” es una de esas falsedades que, de tanto oírselas repetir a quienes justifican así el no saber hacer su trabajo, hemos acabado por creérnosla. Se ha grabado en nuestra mente y ha minado el entusiasmo por emprender actividades, por buscar nuevos horizontes para nuestro juego.

Vamos a hacer una diferenciación muy importante entre dos cosas que, si bien están relacionadas, en ocasiones se confunden. Es cierto que el ajedrez no es un deporte de masas, y nunca lo será por su naturaleza intrínseca: conocerlo y dominar sus fundamentos requiere un esfuerzo de voluntad que es cada vez menos común en la sociedad en que vivimos. Pero el ajedrez sí tiene una imagen, representa unos valores, que resultan en conjunto interesantísimos para cualquier empresa dispuesta a respaldarlo. Y eso por no hablar de las instituciones públicas.

En los últimos años he tenido ocasión de acudir a varias ferias empresariales. Una de las más importantes de las celebradas en nuestro país, Expomanagement, está destinada a ejecutivos de importantes multinacionales. En la primera ocasión en que la visité, me llamó poderosamente la atención la masiva presencia de stands, carteles y folletos (23 en total, llegué a contar) de empresas que utilizaban la imagen del ajedrez como reclamo, en todos los casos incidiendo en esos valores a los que hacía alusión: el pensamiento estratégico, la inteligencia, las decisiones bien meditadas, la eficiente planificación.

Al año siguiente sólo hizo falta un poco de iniciativa por mi parte para organizar una pequeña exhibición de partidas simultáneas en esa misma feria, en el stand de Amena, que contó con la participación del Gran Maestro Pablo San Segundo“Amena sabe cuál es tu mejor jugada”, fue el recurrente eslogan. Fue algo sencillo, pero hasta tal punto tuvo éxito y congregó a curiosos en el recinto, que dos empresas del mismo ramo (telefonía) me contactaron en los meses siguientes para proponerme actos similares, y los propios organizadores de Expomanagement contrataron a Garry Kasparov como conferenciante estrella para su siguiente edición. La semilla había quedado plantada. El ajedrez les daba buena imagen, a un precio irrisorio para los presupuestos que manejan habitualmente.

El potencial está ahí, siempre lo ha estado, y somos unos ciegos por no ver que lo tenemos delante. ¿Hasta donde podríamos llegar si, en vez de entusiastas particulares más o menos capacitados, fuese una agencia de comunicación e imagen la que canalizase ese potencial, la que explotase de forma profesional las posibilidades que ofrece el ajedrez? En pocas ocasiones se ha dado ese paso, porque los directivos, asociaciones de jugadores y ajedrecistas superestrellas siempre han querido “manejar el cotarro”, sin ser conscientes de que se mueven en un terreno –el de la comunicación- que no es precisamente el suyo.

Hace un par de meses conocí en Vitoria al candidato a la FEDA, Amador González, quien tuvo la deferencia de interesarse por mis sugerencias acerca de cómo adecentar el desolado panorama que presenta el ajedrez nacional: un problema que parece que le preocupa bastante más que a quienes están en el cargo actualmente. Incluso me planteó la posibilidad de entrar en su candidatura como jefe de prensa, o que le sugiriera al menos una persona indicada para el puesto.

Intenté quitarle de la cabeza la idea del “jefe de prensa permanente”, que si bien es cierto que nunca hemos tenido uno, no lo es menos que se ha convertido en una figura ya un tanto obsoleta. “Una agencia de comunicación puede realizar esta tarea, emitiendo notas de prensa cuando sean necesarios: campeonatos de España, grandes torneos, acontecimientos infantiles…”, le expliqué. “Pero además, ellos sabrán dónde incidir para vender el ajedrez, no sólo a los medios, sino también a los potenciales patrocinadores y las instituciones. Es un servicio global y profesional”, insistí. Por no mencionar una posibilidad no menos importante: las agencias de comunicación planifican las campañas de publicidad de muchas empresas, y a buen seguro podrían encontrar entre su cartera de clientes alguno al que le podrían sugerir asociar su imagen al ajedrez. Creo que los argumentos le convencieron, porque me ha pedido permiso para incluir la idea en su programa.

En resumen: no nos acomplejemos ni infravaloremos el gancho que tiene nuestro deporte. El ajedrez sí atrae patrocinadores: lo que los aleja son los ineptos que muchas veces lo gestionan.

FUENTE

VISITAS

24247715
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
750
4250
12934
17205492
89873
130047
24247715

Your IP: 54.158.238.108
Server Time: 2017-10-19 03:53:56
top