SAMUEL RESHEVSKY, EL NIÑO PRODIGIO Y GRAN MAESTRO DEL AJEDREZ

Enlace Judío México.- Samuel Reshevsky, el prodigio y gran maestro de ajedrez nacido en Polonia que dejó atónito al mundo.

Desde el momento en que arribó en el puerto de Nueva York el 3 de noviembre de 1920, un prodigio de 8 años con rizos rubios y traje de marinero, el pequeño Sammy Reshevsky fue la sensación del ajedrez estadounidense. Desde entonces hasta el 7 de enero de 1958, cuando fue eclipsado por Bobby Fischer, de 14 años, era el nombre máximo en el ajedrez estadounidense. Los encantados primeros años.

De niño, primero deslumbró a las capitales y cortes europeas, y luego asombró a los estadounidenses con giras triunfantes de costa a costa, enfrentándose y venciendo de 40 a 75 opositores a la vez. Emergió como una gran celebridad de la década de 1920, paseando por Hollywood con Charlie Chaplin, Jackie Coogan y otras estrellas y cautivando a millonarios al derrotarlos en sus salas de estar.


Samuel Reshevsky en Holanda, febrero o marzo de 1920

Como adulto, ganó el Campeonato de ajedrez de Estados Unidos siete veces, se anotó victorias espectaculares en torneos internacionales y derrotó a muchos de los mejores jugadores del mundo, incluyendo el famoso Jose Raoul Capablanca en 1935 y, en 1955, a Mikhail Botvinnik, que era el Soviet reinante y campeón del mundo.

Fue, desde todo punto de vista, una carrera increíblemente exitosa. Desde cualquier punto de vista, eso es, excepto el que más contaba. El nivel de expectación establecido por la propia precocidad de Reshevsky, con su aparente segura promesa de que algún día ganaría el campeonato mundil. Nunca lo hizo.

Desde el momento en que Fischer comenzó su ascenso por las nubes, Reshevsky fue casi olvidado por la amplia audiencia estadounidense, que nunca ha tenido más espacio para más de un héreo por vez. Jugaba con frecuencia y éxito decrecientes en los principales torneos de entonces, y se ganaba la vida como analista de inversiones y vendedor de seguros.

Pero en un juego en el que un gran maestro a menudo deja atrás su mejor momento a los 45, no está acabado a los 50 y entra en la chochez a los 55, Reshevsky era un incondicional. Su juego se estaba desvaneciendo, pero aún mostraba destellos de brillantez. Ganó su último campeonato estadounidense en 1971 a la edad de 59 años. En 1981, a los 69 años, fue finalista entre los estadounidenses que buscaban clasificarse para los partidos del campeonato mundial. Y en 1984, con 72 años, empató en el primer lugar en el Torneo Internacional de Reykjavik, su última actuación de clase mundial. No se juega en Shabat.


Samuel Reshevsky, maravilla internacional del ajedrez con 10 años, jugando con los congresistas de Meyer London

Samuel Herman Rzeszewski, su nombre de nacimiento hasta 1924, nació el 26 de noviembre de 1911, en Ozorkow, Polonia, donde su madre y su padre, que alguna vez fueron comerciantes de lino en la cercana Lodz, eran judíos ortodoxos. Incluso antes de aprender ajedrez, el joven adquirió una devoción a su religión que nunca caducó, y por una generación nada en el mundo del ajedrez era tan cierto como el conocimiento de que no jugaría en Shabat.

Siempre hubo mucho interés en cómo el chico había adquirido ese talento y cómo había aprendido a jugarlo. Cuando Schmulke, como se lo conocía, tenía 5 años, su padre, un buen aficionado, le enseñó las pautas. Unas semanas más tarde, el niño entró en uno de los juegos de su padre. Entonces, Schmulke se hizo cargo, ganó el juego y ya estaba en marcha.

Hizo su primera aparición en Viena en 1918, cuando tenía 6 años, pero no fue hasta dos años más tarde que, bajo la supervisión del primero de muchos managers, realizó su primera gran gira por capitales europeas. Se enfrentó a docenas de jugadores importantes en exhibiciones simultáneas y fue aclamado como el “niño maravilla del ajedrez“.

El joven Reshevsky, sus padres y el manager, zarparon hacia América en 1920, y en una semana el niño había sentado las bases de su leyenda estadounidense. Enfrentándose a los 20 mejores jugadores de la facultad en la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point, rápidamente superó a 19, incluido el jefe del departamento de matemáticas, renunciando a un sorteo a regañadientes y convirtiéndose de la noche a la mañana en el jugador más famoso del país.


Samuel Reshevsky, niño prodigio del ajedrez

Unos días más tarde puso a Frank J. Marshall, el campeón estadounidense de entonces, y le mostraron tres problemas de ajedrez alucinantes. Le tomó al niño 3 minutos y 25 segundos resolverlos, un récord, dijo el Sr. Marshall, quien le dio al niño una medalla de oro y el imprimatur de la sociedad de ajedrez estadounidense.

Poderosos patrocinadores acudieron en masa para atenderlo, suscribiendo su educación y sus giras, en las cuales deslumbró al país, superando su récord europeo. Perdió solo 8 de 1.500 juegos y disparó una competencia entre ciudades, ansiosas por ganarlo como residente permanente pero, al acabar su gira en Hollywood, Reshevsky regresó a Nueva York.

Especulaciones sobre el futuro

En un año de ausencia, aprendió a hablar inglés con fluidez. Cuando sus maestros expresaban su habilidad para dominar textos difíciles y problemas de matemáticas inmediatos, se especulaba sobre su futuro como investigador o financiero. Pero él continuó jugando al ajedrez.

Haciendo su debut como jugador de torneos de dos semanas antes de cumplir 11 años, terminó bien atrás en el campo, pero ganó el premio a la brillantez al derrotar a David Janowski, el campeón francés y el primer maestro internacional importante en ser derrotado por el prodigio. “Sentí ganas de correr a casa, estaba tan feliz“, dijo el niño.

Continuó ofreciendo exhibiciones, pero una aparición nocturna en 1922 lo metió en problemas con funcionarios de bienestar infantil. Fue el final de su carrera como prodigio profesional. Se retiró y terminó la escuela secundaria en Detroit, donde su familia fue acogida en una comunidad de ricos aficionados al ajedrez, y la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago, donde estudió contabilidad.


Samuel Reshevsky vs Smilov

Reshevsky volvió al ajedrez después de graduarse en 1933 y descubrió que su juego no había sufrido. Fue un torbellino en el circuito internacional en 1934, anotando victorias impresionantes en sus primeras tres salidas y más tarde anunciando una victoria brillante sobre Capablanca, un ex campeón mundial.

En su primer campeonato de Estados Unidos en 1936, ganó con facilidad, y puso candado al título en sucesivas defensas en 1938, 1940 y 1942. Dejó pasar el torneo en 1944, pero recuperó el título en 1946. Lo ganó dos veces más, en 1969 y 1971.

En 1948, como uno de los mejores ajedrecistas mundiales, Reshevsky jugó en un round robin en Amsterdam para elegir un sucesor de Alexander A. Alekhine, el campeón del mundo que había muerto en 1946. Pero lo mejor que pudo hacer fue un tercer lugar -con Paul Keres, detrás de Vasily Smyslov, que terminó en segundo lugar, y el Sr. Botvinnik, que se hizo con el título.

Luego anunció su retiro del juego activo, pero pronto se retiró. En una serie de enfrentamientos derrotó a Miguel Najdorf, el gran maestro argentino de origen polaco, y fue aclamado campeón del mundo libre.

En 1955, en una de sus victorias más impresionantes, venció a Botvinnik. La victoria lo convirtió en un héroe en la Unión Soviética; fue acosado por solicitantes de autógrafos en Moscú y lo presentaron a Nikita S. Khrushchev, el líder soviético.


Samuel Reshevsky, el 25 de junio de 1920, en Berlin, enfrentándose a múltiples jugadores.

Tres años después, Bobby Fischer ganó el campeonato de Estados Unidos y la nación tuvo un nuevo héroe. En 1961 Fischer y Reshevsky se enfrentaron en un partido de 16 juegos pero después de 11 – con el marcador empatado 5 1/2 a 5 1/2 y los jugadores cada vez más irritados por las peculiaridades y los gestos del otro, Fischer se retiró y el partido se otorgó a Reshevsky por defecto.

Aunque Reshevsky continuó siendo un competidor feroz, Fischer continuó ganando el campeonato del mundo a Boris Spassky en 1972. Reshevsky, que escribía la columna de ajedrez de The New York Times durante parte de ese año, analizaba los juegos analizados para The Times.

Jugó menos con el transcurso del tiempo, se dedicó cada vez más a su religión, la música clásica y su familia en Spring Valley, donde se había establecido en 1950. Murió en 1992 de un ataque al corazón a los 80 años en el Hospital Good Samaritan en Suffern, Nueva York.

Fuente: New York Times – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

FUENTE

VISITAS

24485471
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1400
3746
27419
17419210
72262
114283
24485471

Your IP: 107.20.120.65
Server Time: 2017-12-17 09:36:45
top