GARI KASPÁROV: EL AJEDRECISTA QUE QUISO DERROTAR A LAS MÁQUINAS

Gari Kímovich Kaspárov es el mejor jugador de ajedrez de la historia. Eso lo discuten muy pocos. Lideró el escalafón mundial entre 1986 hasta que se retiró en 2005. Han pasado los años y sigue siendo un referente. Ahora no lucha con un tablero de por medio, lo hace como presidente de la ONG Human Rights Foundation (HRF). "En el pasado, el mundo libre estaba con los oprimidos y no se negociaba ni se llegaba a acuerdos con dictadores", recalca este genio nacido en Bakú (Azerbaiyán) el 13 de abril de 1963. Siempre le gustó hacerse notar. En un principio fue con el ajedrez, ahora es desde su compromiso con los derechos humanos.

Su madre, Clara, tuvo un papel vital a la hora de que se convirtiese en un maestro del ajedrez. La progenitora de Gari dejó su profesión de ingeniera de armas automáticas para convertir a su hijo en campeón del mundo. A los 11 años, Clarale puso un cartel sobre la cabecera de la cama con el siguiente mensaje: '¿Si tú no lo consigues, quién podrá?'. Y el chaval azerbayano de origen armenio estuvo a la altura del desafío. Fue un campeón precoz. Su progresión se debió, en buena medida, al protectorado de Mijail Botvinnik, antiguo campeón mundial en cuya escuela estudió entre 1973 y 1978. En 1976, Kaspárov había ganado todos los títulos juveniles de la Unión Soviética y a los 16 años se adjudicó su primer torneo internacional.

Su leyenda empezó en 1984 cuando se enfrentó a Anatoly Karpov. Gari veía a su rival como el representante de la Federación Rusa de Ajedrez, de la KGB, de la URSS y del sistema comunista en su conjunto. Kaspárov se veía como el representante del aperturismo que lideraría Gorbachov. Aquel increíble duelo empezó con el dominio de Karpov, pero el aspirante resistió de tal manera que el Kremlin forzó a la Federación a suspender el torneo. Ganó el título al año siguiente y lo retuvo de forma histórica en Sevilla en 1987. El ogro de Bakúconservó su corona mundial durante muchos años.


(La doble K: Kaspárov y Karpov).

Kaspárov no se conformó con derrotar a humanos, también buscó doblegar a las máquinas. Quiso noquear a IBM. En 1996 fue capaz de derrotar a un potente ordenador apodado Deep Blue. Se sentía con tal capacidad que al año siguiente volvió a asumir el reto, pero esta vez fracasó. Gari pensaba que "la fuerza bruta" de las máquinas, capaces de calcular millones de jugadas por segundo, no podían sustituir "a la intuición" de los hombres. Pero a la postre sucumbió. Kaspárovencajó mal la derrota e inició una campaña contra IBM por supuestas trampas.

Este mito siempre ha mostrado un perfil combativo. Ya sea contra el invencible Karpov, contra la corrupta Federación, desafiando a una computadora o como opositor implacable de Vladimir Putin.

FUENTE

top