AJEDREZ FORTALECE PROCESO DE REINSERCIÓN SOCIAL EN CÁRCELES MEXICANAS

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y la Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica acordaron llevar a cabo el programa denominado “El Ajedrez Quita Cárcel y Reinserta”, para fortalecer los procesos de reinserción social mediante esta práctica.

Para ello, la Fundación Kaspárov capacitó a personal de la CNS, así como a psicólogos y pedagogos, quienes enseñaron esta disciplina a la población penitenciaria, como un valioso instrumento para fortalecer los procesos de reinserción social.

Con este programa las personas privadas de su libertad demostraron la importancia del ajedrez en su vida en reclusión y el impacto positivo que les ha causado, por lo que el porcentaje de quienes lo practican va en aumento.

En países europeos se han utilizado programas similares con grandes resultados, por lo que la Comisión Nacional de Seguridad y la Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica emplearon este esquema como herramienta para el control emocional y apoyo en el proceso de la reinserción social.

El mismo deja ver resultados importantes en la conducta de las personas privadas de su libertad, como una mejora en el índice de acato a las normas, respeto por los tiempos y, sobre todo, un cambio positivo en su conducta.

La práctica del ajedrez en los Centros Penitenciarios Federales ha redituado grandes resultados, no solo con los internos sino también con el equipo técnico que los acompaña como psicólogos, trabajadores sociales y profesores.

Cabe señalar que durante mayo, se certificó un número importante de elementos de distintas áreas técnicas, en la aplicación de clases de ajedrez a poblaciones vulnerables.

Al egresar del modelo de capacitación de la Fundación Kaspárov, los nuevos docentes especializados en la enseñanza de ajedrez para estas poblaciones darán continuidad al programa dentro de los distintos Centros Federales de Readaptación Social del país.

La disciplina del ajedrez es utilizada como instrumento para coadyuvar en el manejo de problemáticas de las personas privadas de la libertad, tales como distorsiones afectivas, emocionales, cognitivas y perceptivas, que ocasionan un deterioro en los ámbitos personal y familiar.

FUENTE

top