TERMINA LA OLIMPIADA DE AJEDREZ EN NORUEGA

Después de unas durísimas 11 rondas, finalizó la Olimpiada de Ajedrez (un torneo por equipos en donde compiten unas 170 naciones de las 181 registradas en la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, por sus siglas en francés).

Se compitió en dos grupos, uno abierto y uno femenil. En el abierto hubo unas pocas mujeres, como Judit Polgar, por ejemplo, en el equipo de Hungría.

Los equipos se forman con cuatro titulares y un suplente, tanto en la sección abierta como en la femenil. El tablero 1 del equipo A, juega con el tablero 1 del equipo B, y así sucesivamente. No necesariamente el primer tablero es el más fuerte, pero es lo común y la tradición.

De hecho, es añeja esta idea y en el match URSS vs Resto del Mundo, Fischer cedió el primer tablero a Bent Larsen, pues a decir del norteamericano, Larsen tenía más méritos en ese momento para ocupar el primer tablero.

Los equipos de México no tuvieron la mejor actuación de la historia. Acabaron -en el caso de la sección abierta- más de diez lugares por detrás de su lugar en la siembra. Las mujeres estuvieron peor y quedaron en el lugar 77 de la tabla, una vez más, detrás de lo que era esperado al lugar de donde salieron.

Pero bueno, así es el ajedrez y solamente habla de la necesidad de trabajar más y más duramente, para poder obtener mejores resultados. Como decía Tarrash: “No basta con ser buen jugador… ¡Además, hay que jugar bien!”

En la sección abierta los chinos ganaron convincentemente. Segundo lugar fue Hungría y tercer lugar para la India. Esto es asombroso considerando que antes la Unión Soviética dominaba y cuando ésta se deshizo, la potencia rusa se convirtió en varios países: Azerbayán, Ucrania, Rusia misma, que tiene una plétora de grandes jugadores. De hecho, el equipo ruso quedó en cuarto sitio.

Todos los jugadores de este equipo perdieron puntos en rating a pesar de haber tenido jugadores de la talla de Kramnik (excampeón mundial).

En lo que se refiere a los equipos latinos, Cuba hizo un gran torneo y quedó en el séptimo puesto. El equipo comandado por Leinier Domínguez demostró que Cuba es una verdadera potencia ajedrecística. Al margen de esto, tenemos a los cubanos a tiro de pájaro y la FENAMAC nunca ha hecho un acuerdo para que vengan entrenadores de ese país al nuestro.

En lo que se refiere a la Olimpiada femenil, Rusia ganó sin grandes problemas, seguidos de la potencia China, que ya ha ganado antes esta olimpiada femenil. Terceros fueron Ucrania y cuartos Georgia. España quedó en el lugar 11, lo cual fue una agradable sorpresa para un país de habla hispana. Los países latinos quedaron lejos en la tabla de posiciones.

La Olimpiada demostró que nadie es imbatible. El Campeón Mundial, Magnus Carlsen, perdió en dos ocasiones, contra Sarich, de Croacia y contra Naidistch, de Alemania. No fue su mejor torneo y quizás sea un llamado de atención al gran campeón, que tiene que poner en juego su corona mundial a fines del año, supuestamente en Sochi, Rusia, aunque no hay confirmación de que esa vaya a ser la sede final.

Hubo muy buenas partidas y gran lucha. La justa terminó sin embargo con dos malas noticias. Un ajedrecista de 67 de Islas Seychelles, falleció en la sala de juego de un ataque cardiaco repentino. Otro jugador, de unos 40 años aproximadamente, murió en su cuarto de hotel. En este caso el médico indicó que fueron causas naturales las de su fallecimiento.

Así pues, hubo de todo en esta Olimpiada. Fue el evento más esperado de este año y en dos años más, se jugará en Azerbayán, la tierra que vio nacer al Campeón del Mundo #13, Garry Kasparov.

FUENTE
 

top