COPA MUNDIAL DE AJEDREZ: SOBREVIVEN CUATRO AJEDRECISTAS

El ajedrez internacional se ha masificado en los últimos 40 años. Por ejemplo, en el año 1970 había unos dos mil jugadores clasificados en la lista internacional del rating. Hoy hay más de 100 mil.

Y sí, es cierto que el tope mínimo para aparecer en las listas del rating internacional es ahora de mil 200, es claro que el ajedrez federado ha cobrado impulso y en ese sentido no es gratuito que la Federación Internacional de Ajedrez sea la segunda en el mundo con más países afiliados.

Habiendo tantos jugadores buenos, el seleccionar a los mejores se ha hecho más complicado. Por ejemplo, en los años setenta del siglo pasado, se calificaban unos cuarenta jugadores, de las diferentes zonas ajedrecísticas en las que está dividido el planeta, y de ahí, los 40 mejores de las zonas se dividían en dos torneos llamados “interzonales”, de donde salían los tres mejores puestos de cada uno.

Estos se unían al subcampeón del mundo y a otro jugador más, podía ser el de mayor rating o de acuerdo a ciertas medidas de la FIDE, y esos ocho jugaban el torneo de candidatos, que en las épocas de Fischer era a encuentros individuales en lugar de hacer un torneo de todos contra todos.

Por ejemplo, Fischer derrotó a Taimanov 6-0, a Larsen 6-0, a Petrosian 6.2 a 2.5 y finalmente, se convertiría en el candidato a campeón del mundo, derrotando en Islandia a Boris Spassky, 12.5 a 8.5 puntos, convirtiéndose en el primer campeón mundial estadounidense de la historia.

Pero esos tiempos ya pasaron y dos torneos interzonales son insuficientes. La FIDE (Federación Internacional de Ajedrez, por sus siglas en inglés), ha intentado diversos mecanismos para llegar a aglutinar a los mejores ajedrecistas y de ahí sacar a un campeón del mundo.

Sus intentos no siempre han resultado adecuados. En algún momento hicieron un torneo con 128 jugadores con eliminación sencilla tipo Wimbledón. De este tipo de torneos salieron tres campeones del mundo: Ponomariov, Khalifman y Kasimdzhanov.

Estos tres jugadores ganaron un torneo que se llamaba Campeonato Mundial y era avalado por la FIDE, pero muchos ajedrecistas e incluso Kasparov, no los consideran “campeones mundiales reales”, aunque legítimos fueron.

Debido quizás a estas críticas sobre el azaroso sistema de competencias, la FIDE regresó a los torneos de candidatos y ahora se juega un torneo round robin, es decir, todos contra todos, a partida y revancha, para discernir quién será el retador del actual campeón del mundo, Magnus Carlsen.

Hoy en día la Copa Mundial, que se juega en Azerbayán, se ha jugado con el esquema Wimbledón y han sido invitados 128 jugadores de todas las zonas ajedrecísticas, en donde han calificado en su momento.

El primer sembrado era Veselín Topálov y el segundo era Hikaru Nakamura. Había una serie de jugadores de elite que han sido eliminados. Hoy quedan sólo cuatro jugadores: Anish Giri (nepalés de origen, pero que representa a Holanda), Peter Svídler, de Rusia, Sergey Karjakin (ruso pero de origen ucraniano) y Pavel Elianov, la sorpresa del torneo, pues ha llegado a las semifinales.

En la primera partida de estas semifinales, Svídler venció a Giri y falta ver si mañana puede mantener al menos un empate para llegar a la ronda final. Mientras tanto Elianov y Karjakin se juegan en igualdad de condiciones la segunda partida. Se espera una gran batalla.

Los dos ganadores de estos encuentros jugarán la final y además, clasificarán ambos para el torneo de candidatos que se llevará a cabo probablemente el año que viene.

En esta copa mundial quedaron fuera Nakamura, Topálov, Gélfand, Caruana, entre otros grandes maestros de elite. Así pues, en estas semifinales no solamente se están calificando para jugar la gran final, sino para participar en la eventual posibilidad de retar al campeón del mundo.

FUENTE
 

top