CRÓNICA Y OPINIÓN DEL NACIONAL ABIERTO DE VERANO 2017

Ustedes no digan frío que estamos en verano

MN Antonio García Cordero.

 

Foto que circuló en redes sociales sobre el torneo realizado en el velódromo techado del CNAR.

Fiel a mi costumbre de hacer crónicas y comentarios de los eventos en los que participo, y además porque me lo pidieron varios aficionados a esta disciplina, me permito rehacer un poco a destiempo, unas pequeñas anotaciones y acotaciones sobre la tercera edición del Nacional Abierto de Verano 2017, celebrado en instalaciones del Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR) en la Ciudad de México, los días 4, 5 y 6 de agosto de esta anualidad.

Debo decir que es la primera vez que acudo a un Nacional Abierto de Verano, que entiendo trata de hacerse parecido al Nacional Abierto de Semana Santa, y hasta donde me acuerdo ha sido convocado en dos sedes: una en 2015, en Oaxtepec, Morelos me parece, y la otra, en 2016 en un lujoso hotel de la ciudad de México, y no he visto que hubiera habido quejas de ninguna especie.

Esta vez algo pasó, porque hubo algunas quejas, no sé si muchas o pocas, pero las redes sociales estuvieron muy activas, y puedo dar cuenta puntual de lo que pasó en el evento, porque ahí estuve, participando y aguanté hasta el final, estoicamente puedo decir, como casi la totalidad de los inscritos, no así el maestro internacional Benjamín Góngora, quien apenas comenzando el evento “aventó la toalla”, como se dice en el box, y se retiró, transcribo textualmente lo publicado por el MI Góngora en Facebook:

“Benjamin Gongora
4 de agosto a las 16:44
Me retiro del Campeonato Nacional Abierto de Verano. Las condiciones de juego son intolerables.”

Luego nos enteramos que también hubo otro maestro que se retiró por el mismo motivo.

Y es que, al cambio de sede del torneo (se había convocado en la Sala Fernando Montes de Oca), se aunó que la instalación, aunque bella y propia como velódromo, para un torneo de ajedrez de más de mil personas, entre participantes y visitantes, dejó que desear.

Las principales quejas se referían al calor y a que los baños estaban alejados de la sala de juego. La verdad si se sentía un poquito de calor, pero los organizadores trataron de apaciguarlo, se agradece, con unos ventiladores industriales que ayudaban bastante, aun y cuando se les iba la luz por momentos, la cuestión es que al final fue tolerable, y bueno, relativo a las prácticas propias de un velódromo también hubo críticas, porque alguien, seguramente ajeno al ajedrez, decidió hacer entrenamiento “en su cancha”, sin importar que se estuviera jugando un campeonato nacional de ajedrez. Era para Ripley, ver como daban vueltas, la moto y las bicicletas y todo mundo fingía que no pasaba nada.

Vi una entrevista en la que el presidente de la FENAMAC, el Mtro. Mario Ramírez Barajas, menciona que se están haciendo esfuerzos por volver autofinanciables los torneos, de ahí la elección de la sede.

Eso me parece muy bien, se lo aplaudo, pero entonces la petición, atenta y respetuosa, de nosotros lo ajedrecistas de a pie, sería que bajen las inscripciones y de veras que nos aguantamos las incomodidades.

En serio, ya sabemos que los gimnasios tienen ese problema, se junta el calor o como dijera uno de los MI que llegaron de visita al torneo: se produce “el efecto invernadero”.

Estoy casi seguro que no fue culpa de la FENAMAC, a ellos también les cayó de sorpresa el cambio de sede, la convocatoria dice Sala Francisco Montes de Oca de la Ciudad Deportiva, y bueno, no sabemos porque motivo se cambió el lugar, a varios nos sucedió que tuvimos que peregrinar, literal, algunos kilómetros, ya que nadie nos daba razón, para llegar al lugar indicado, lo bueno que, al final llegamos.

Ahora, la verdad sea dicha también: No todo fue malo en este torneo, si hubo cosas buenas, varias, diría yo, hubo cosas positivas y vi buen ajedrez, varios maestros internacionales y de la FIDE permanecieron en el evento disputando interesantes partidas, los jóvenes y niños lucharon por las representaciones en juego, asimismo, percibí profesionalismo en el evento, con una buena dirección técnica, los que estuvieron no me dejarán mentir que el arbitraje también estuvo muy bien, con una buena plana de árbitros.

Hubo orden, observé grandes detalles que tuvieron: como las mesas individuales con manteles que tenían logos de la FENAMAC, hubo la atención de poner transporte, del metro Ciudad Deportiva a la sede del torneo, lo cual se agradece también, se puso una cafetería con precios accesibles, se autorizaron los stands de venta, y lo de los ventiladores que ya mencioné. En general la logística del evento fue muy buena. Lo de las motos (una moto) y las bicicletas, sí estuvieron un rato, tal vez un buen rato, pero luego ya las quitaron y no volvieron.

Si hubo preocupación por parte de la organización en mejorar las cosas, no se quedaron nada más con las críticas y llegó al torneo el presidente de la FENAMAC y algunos presidentes de Asociación que por ahí andaban.

También se instalaron mesas de trabajo en las que se daban pláticas relacionadas con el ajedrez.

En fin, creo que el Nacional Abierto de Verano valió la pena, y que es una buena marca que hay que seguir fomentando, y si la Federación quiere sostenerla para el año que viene, tiene que hacer un gran torneo, y sacarse la espina, anunciar las condiciones de mejora desde mucho antes, y procurar que no haya cambios de sede, eso causa mucha confusión a los participantes y da mala imagen a un evento en el que se invierte dinero público, y los jugadores pagan inscripción, pero de cualquier manera, como dice el viejo dicho popular: “ustedes no digan frío…estamos en verano”.

LES DEJO ALGUNAS IMÁGENES DEL TORNEO (Estas sí las tomé yo, lol):

 

La delegación oaxaqueña viajó al Nacional Abierto de Verano 2017 en un viaje especial que duró 7 horas.

 

Las categorías infantiles disfrutaron del evento y tuvieron ocasión de poner a prueba sus entrenamientos.

 

 El oaxaqueño Jafet Miranda Velasco, a la derecha, ganó el primer lugar de la Tercera Fuerza: Felicidades.

 

 Vista parcial de una de las rondas del Nacional Abierto de Verano 2017.

 

 Vista general de una de las rondas.

 

 Otro aspecto del Nacional Abierto de Verano 2017 en el que se ven los stands de venta de material.

top