EL AJEDREZ, UN ESPECTÁCULO DE LUJO

Puede seamos un poco culpables por haber soñado en secreto, o sin recordarlo luego por la mañana. Los aficionados al ajedrez podemos disfrutar un gran torneo que se ha convertido, por inconsciencia o genialidad, en un acontecimiento único, sin otras retransmisiones deportivas «menores» que le hagan competencia. Algunos aún seguimos demasiado ocupados por el teletrabajo y no he podido prestarle la atención que merece, pero el comienzo del torneo de Candidatos ha sido emocionante, con novedades teóricas, juego arriesgado y una lucha a muerte por cada medio punto en todos los tableros. Veamos qué ha ocurrido en las tres primeras jornadas.

(Todas las imágenes de esta entrada proceden de la página oficial del torneo. Sería bueno conocer a sus autores, pero la FIDE no facilita esta información)

De momento, la clasificación está así:

Cuadro de enfrentamientos en el torneo de Candidatos

Ninguno de los tres líderes contaba entre los favoritos: el irregular Nepo, que está dando un curso sobre cómo jugar los finales; el invitado a última hora Vachier-Lagrave, que podría llevar incluso algún punto más; y el «chino débil», Wang Hao, un tipo capaz de sonreír durante las partidas, que derrotó a su compatriota en la primera ronda y es probablemente el gran maestro que menos errores ha cometido. Ojito con él, que juega feliz. Y eso que ha confesado que era partidario de suspender el torneo.


Wang Hao ríe incluso en el fragor de la batalla. Fotos: FIDE

En un segundo grupo, bien colocados, aparecen Grischuk, pese a su siempre nefasta gestión del reloj, y Caruana, una bestia del cálculo que ha llegado con una preparación de lujo y que sin embargo se estrelló contra la sangre helada de Ding Liren, en la partida más relevante hasta la fecha.

En el grupo de cola, pero a solo un punto de los líderes, tenemos a Anish Giri, firme candidato a terminar al menos en la zona media de la tabla; el citado Ding Liren, recién regresado de ultratumba; y Alekseenko, que se niega a presentarse voluntario como donante oficial de órganos, por muy difícil que tenga escapar de los últimos puestos.


Ding Liren derrotó a Fabiano Caruana cuando parecía que estaba hundido. Fotos: FIDE

La resurrección de Ding Liren

Lo más sorprendente de lo visto hasta la fecha ha sido el entierro prematuro de Ding Liren, uno de los favoritos. El gran maestro chino tiene aún mucho camino por recorrer para acabar el torneo en la cabeza, pero su victoria sobre Fabi en la tercera ronda demuestra que era prematuro olvidarse de él, pese a sus dos derrotas iniciales. «Me parece difícil que se pueda recuperar. Está jugando mal», decía David Antón en Chess24. «No es evidente que esta noticia sea una consecuencia deportiva del coronavirus, pero tiene toda la pinta», apuntaba Leontxo García en Twitter para presentar una de sus crónicas desde la ciudad rusa de Ekaterimburgo.

Lo mejor de todo es cómo salió del ataúd el bueno de Ding. Enfrente tenía a Caruana, preparado para la ocasión con una novedad teórica diabólica. El italoamericano tenía la máquina de clavos en la mano y empezó a dispararlos «al toque». Cada jugada del chino era respondida al instante por el estadounidense. Hacia la jugada 13, este último tenía aún más tiempo en el reloj que al empezar la partida, gracias al incremento que reciben los jugadores por cada jugada. En ese momento, su rival ya iba una hora por detrás y, lo que era peor, estaba obligado a caminar con pies de plomo por un campo de minas nuevo para él.

La presión psicológica era tremenda, más aún al saber que una tercera derrota ya sería casi imposible de levantar. Pero Ding Liren hincó los codos y fue resolviendo el acertijo, hasta el punto de que salió del atolladero con ventaja. La partida se prolongó entonces en la típica fase técnica, en la que el poco tiempo disponible le sobró al número tres del mundo para superar al dos.


Magnus Carlsen, comentando las partidas en directo

Comentaristas de lujo

No ha sido ni mucho menos la única partida interesante del torneo, pero para los puestos de cabeza ha sido una de las más significativas. Con la suerte añadida de que el público puede seguirlo todo desde casa en su web favorita, todas ellas reforzadas con comentaristas de lujo, como si Federer narrara en televisión una final Djokovich-Nadal. Así, en Chess24 podíamos disfrutar de la sabiduría de Magnus Carlsen y Alireza Firouzja, y en Chess.com Vishy Anand pasaba de comentar en inglés a unirse al equipo en español con envidiable fluidez. Todo ello sin menospreciar el excelente trabajo de ver a «Luisón» Fernández Siles y Michael Rahal por un lado, y al equipo habitual de David Antón, el Divis y Pepe Cuenca en el otro. Ra-ta-ta-ta-tá. Si esto no es un lujo, no sé qué más quieren.

Aún me dejo fuera las retransmisiones de otros sitios, como ICC, Chessbase y la web oficial del torneo, que intentaré seguir en los próximos días. Y por supuesto, todas las partidas se pueden ver en diferido, con o sin las clases magistrales que preparan los expertos, como Óscar de la Riva en ICC. 

FUENTE

top