MAGNUS CARLSEN, EL REY DEL TABLERO: "NO SOY UN ARTISTA COMO FEDERER, SOY MÁS UN MONSTRUO COMO NADAL"

Piensa y analiza cada respuesta como hace con cada movimiento en el tablero. Su mente siempre va un paso por delante y aunque huye de calificativos es el rey indiscutible del tablero. Magnus Carlsen (Tonsberg, 1990) se convirtió en Gran Maestro con 13 años y a los 22 era campeón del mundo. Batió el récord de partidas sin perder (acumuló 125 y 800 días sin conocer la derrota) y se convirtió en un icono también por su vida fuera del ajedrez. Aunque ahora quiera huir de esa imagen, como confesó en su visita al MARCA Sport Weekend.

Pregunta. ¿Cómo está siendo su vida este año con la pandemia del coronavirus, que está azotando a todo el mundo?

Respuesta. Está siendo mucho de estar en casa, con muchas partidas 'on line'. Hemos jugado ahora en Noruega el primer torneo sobre el tablero después de mucho tiempo. Ha estado bien poder hacerlo. Pero en general soy la última persona que debería quejarse. Puedo hacer la mayoría de mi trabajo 'on line' y además Noruega no se ha visto particularmente golpeada muy duro. Al menos comparado con otros países como España. En general ha estado bien. Evidentemente no es agradable seguir las noticias de todo el mundo. Está siendo un tiempo muy duro para mucha gente, pero para mi está yendo bien.

P. ¿Cree que el ajedrez ha servido de entretenimiento a las familias durante el tiempo que han tenido que estar encerrados en casa?

R. Creo que es por el simple hecho de que la gente está gravitando más alrededor de casa, estando 'on line' y ciertamente el ajedrez se ha beneficiado en parte por esto. Gente nueva que ha descubierto el juego y que se puede disfrutar on line. Estoy feliz, por supuesto, de que mucha gente haya estado pasando el tiempo en esto.

P. Para esa gente que está descubriendo ahora el ajedrez y especialmente pensando en los niños, ¿cuál es el mejor consejo que puede darles a aquellos que empiezan y que quieren ser el siguiente Magnus Carlsen?

R. Les diría que traten de divertirse, que no se centren en ser el siguiente yo o cualquier otra persona a la que admiren. El trayecto es donde está la diversión, ahí y en el juego. Creo que eso es lo más importante. La mayoría de la gente no va a ser jugadores top, pero eso no es lo que importa. Lo que de verdad importa es que disfrute, que desarrolle su cerebro. A los más jóvenes les diría que si quieren ser buenos jugando al ajedrez que estudien, que lean y que jueguen un montón de partidas. Creo que jugar mucho ha estado devaluado a la hora de entrenar para mucha gente que te dice 'deberías hacer esto, tendrías que hacer lo otro', pero jugar muchas, muchas partidas también es importante y además es la parte más divertida. En general, si eres un niño, simplemente disfruta. No te centres en los resultados.

P. Un hombre muy importante en su país fue Henrik Ibsen, que está considerado el padre del teatro moderno. ¿Se considera usted el padre de la nueva generación del ajedrez?

R. No. Yo simplemente me considero alguien que es afortunado por hacer bien lo que hace. Creo que he podido influir en algunas partes del juego en terminos de la forma en que la gente piensa sobre estrategias de apertura, la forma en la que gente ahora lucha más para encontrar recursos en posiciones relativamente difíciles. Pero realmente no veo a mi mismo como un creador, me veo más como un jugador, como alguien que es extremadamente bueno jugando a este juego. No soy necesariamente alguien que innova. Nunca ha sido mi objetivo y no es algo en lo que vaya a ser necesariamente grande. Soy alguien que es bastante bueno jugando, cogiendo movimientos de otros, observando y cogiendo sabiduria. Pero no soy necesariamente un innovador o el padre de una nueva generación.

P. Dice que no se considera el padre de una nueva generación de ajedrecistas pero, ¿se ve como una especie de Tiger Woods o Michael Jordan del ajedrez?

R. Si hubiera una comparación con un gran deporte siempre he dicho que yo prefiero que me comparen con el español Rafa Nadal, porque es implacable, poderoso. Es universal, puede hacerlo todo y todo extremadamente bien. Yo no soy un artista como Federer. Soy más un monstruo como Nadal.

P. ¿Cree que es el jugador de ajedrez perfecto?

R. No. Siento que estoy muy, muy lejos de la perfección en el ajedrez. Pero sí creo que optimizo bien mis opciones sobre el tablero. Creo que llegará alguien que pueda hacer todo lo que yo puedo hacer y más cosas mejor. Creo que seguimos estando bastante lejos de ser capaces de lograr lo que el ser humano puede conseguir en el ajedrez.

P. Usted entrena entre cuatro y seis horas cada día, se mantiene en forma, tiene una gran determinación y un gran deseo de victoria, pero si tuviera que decir su gran punto débil, ¿cuál sería?

R. Diría que mi mayor punto débil es, actualmente, muy sencillo: no soy muy creativo. Eso es lo que diría. Es así de simple. Puedo hacer todo bien, pero como he dicho antes realmente no innovo. Simplemente uso todo lo conocido por el resto de la gente y lo hago mejor que otros.

P. ¿Y su punto fuerte?

R. Diría que mi mayor fortaleza es la universalidad, entendida por la capacidad de hacer de todo. También diría que soy implacable.

P. En 2016 usted puso al 56% de los espectadores de su país frente a la televisión para ver sus partidas contra Karkajin. Algo que no es habitual en el ajedrez, que ni siquiera alcanzó esas cuotas de popularidad en la época de los maestros soviéticos. ¿Aspira a convertir el ajedrez en el deporte más popular de su país por detrás de los deportes de invierno?

R. Para decir la verdad en Noruega no somos tan buenos en muchas cosas. Somos buenos en deportes de invierno y en algunos pequeños nichos del otros deportes. Creo que es por eso que había espacio para que el ajedrez fuera realmente grande tan pronto como hubiera alguien que lo hiciera muy bien. Por supuesto, estoy contento de ver toda esa gente no sólo viendo las partidas, sino jugando. Es muy diferente de cuando yo crecí. Ahora todo el mundo sabe algo de ajedrez. Recuerdo que hace unos años yo estaba en un bar y alguna gente vino a hablar conmigo. Estaba claro que sabía algo de ajedrez y hablamos sobre un supertorneo que se estaba disputando. Yo no había visto los resultados de ese día y ellos lo sabían todo sobre el torneo. Ellos ni siquiera jugaban bien al ajedrez, simplemente lo seguían. Definitivamente es diferente ahora y es genial. Me encanta.

P. ¿Cómo puede el ajedrez competir con otros deportes más grandes para atraer nuevos jugadores, especialmente a los niños?

R. Francamente, creo que se pueden hacer las dos cosas, desarrollar ambas partes, tanto el cuerpo como el cerebro. No voy a decir a la gente que no debería salir a correr o ir a jugar al tenis o al fútbol o al baloncesto para que vayan a practicar ajedrez. Lo que diría es que es bueno practicar ambos. Me encantan los deportes y es tan simple como que una mente sana corresponde a un cuerpo sano. Pero es importante saber que no sólo necesitas desarrollar tu cuerpo, sino también tu cerebro. Y creo que el ajedrez es bueno para eso.

P. Hablando de fútbol, usted es un gran aficionado a este deporte y un gran seguidor del Real Madrid. ¿Cómo ve al equipo esta temporada?

R. Yo creo que el Clásico fue genial. Fue, de lejos, el mejor partido en lo que va de temporada. Pero creo que en este momento les falta un poco de creatividad y un poco de punch. Creo, francamente, que esta temporada va a ser dura para ellos.

P. En este nuevo Real Madrid juega su compatriota Martin Odegaard, ¿cómo le ve?

R. Creo que es un gran jugador que tiene una habilidad maravillosa y en términos de creatividad, definitivamente puede proporcionársela al equipo. Desafortunadamente en sus primeros partidos de la temporada no han sido tan buenos y no ha estado muy involucrado en el juego como para usar sus fortalezas. Espero que tenga las oportunidades en el equipo cuando esté completamente sano.

P. ¿Y qué me dice de Erling Haaland, le ve jugando en el Real Madrid?

R. Creo que va a estar en el Madrid la próxima temporada. Y va a ser genial con todo ese punch, marcando goles... Lo van a tener con él.

P. Usted ha trabajado como modelo y su imagen es totalmente diferente a la que solemos tener de los grandes maestros de ajedrez. ¿Es usted un rebelde dentro de su mundo?

R. Ahora ya mucho menos de lo que solía. Mis días como modelo terminaron y ahora soy más un aburrido jugador de ajedrez.

P. Con oficinas en Oslo y Barcelona, Play Magnus, compañía de la que usted es uno de los principales accionistas y que agrupa a Chess24.com, Chessable, CoChess y Playmagnusapp, con 3 millones de usuarios registrados y 35.000 clientes de pago, acaba de comenzar a cotizar en la Bolsa de su país. ¿Nos puede hablar de su visión empresarial de este proyecto?

R. Empezamos con Play Magnus hace seis años. En ese momento la idea era una app para móviles con la que podías jugar contra Magnus a diferentes edades. En ese momento pensamos que era una posibilidad muy excitante porque mucha gente estaba empezando a jugar al ajedrez en sus teléfonos y poder jugar contra alguien que se asemeja a mi pensamos que sería interesante. Cuando pasó el tiempo hemos desarrollado muchas cosas. Ahora es más algo relacionado con los e-sports y el e-learning y estamos intentando expandirnos y llevar entretenimiento a muchos aficionados al ajedrez. Ojalá sea algo emocionante.

P. ¿Se ve jugando a ese nivel toda su vida o piensa retirarse en lo alto de su carrera?

R. Es muy difícil retirarse en el momento más alto de tu carrera porque muy poca gente tiene la habilidad de determinar cuándo ha llegado a su pico y que ya no puede seguir haciendo eso más. Hay poca gente como Michael Jordan o Zidane, que se retiraron cuando todavía estaban entre los mejores del mundo o directamente eran los mejores del mundo. Creo, más realisticamente, que voy a seguir siendo muy fuerte durante 10 años, más allá de que sea campeón del mundo o no. Y desde ese momento habrá un declive. Cómo de rápido será y cómo de rápido me saldré, no lo sé. Probablemente seré algo más sabio para entonces. Pero por el momento creo que no ahora no soy tan agudo como era cuando era joven, pero creo que es algo que tiene que ver con la forma en la que trabaja el cerebro. Creo que mi experiencia, que he ganado durante los últimos 13 años que llevo como jugador profesional, me ayudará durante un largo tiempo.

P. ¿Que cree que es más importante para tener éxito en el mundo del ajedrez: el cerebro o la determinación y las ansias de victoria?

R. Creo que es muy difícil dar una respuesta concreta como 'Esto es exactamente lo que necesitas'. Pienso que diferentes cosas pueden funcionar para mucha gente. Pero diría que un fuerte deseo por ganar es crucial para ser el mejor en cualquier cosa. Para mi es algo que no tengo necesariamente desde que nací, pero para mi creo que en algún momento me di cuenta de que necesitaba esa actitud para ser el mejor. Así que fui cambiando gradualmente. Yo creo que necesitas una mente razonablemente analítica para jugar al bien ajedrez, pero no es como si necesitaras ser un genio. No creo que sea una condición que se necesite para jugar el ajedrez en un nivel muy alto.

FUENTE

top