CARLSEN DECAE A TRES MESES DEL MUNDIAL

Aún no es una señal de alarma, pero sí una inyección de moral para el estadounidense Fabiano Caruana, retador de Magnus Carlsen el próximo noviembre en Londres. El campeón del mundo ha rendido por debajo de lo habitual en el clásico torneo de Biel (Suiza). Ambos se enfrentarán del 18 al 27 en la Copa Sinquefield de San Luis (EEUU) donde también estará el azerbaiyano Shajriyar Mamediárov, 3º del mundo, vencedor en Biel y verdugo del noruego en la penúltima ronda.

Carlsen empezó con dos victorias (David Navara y Maxime Vachier-Lagrave), algo que no había logrado en años, por su tendencia a necesitar dos o tres días para alcanzar su máximo rendimiento. Pero luego firmó seis empates seguidos (Péter Svídler, Nico Georgiadis, Mamediárov, Navara, Svídler y Vachier-Lagrave; era una liga a doble vuelta entre seis), perdió con Mamediárov y ganó al colista, Nico Georgiadis, tras rozar la derrota en la ronda de clausura.

Sin embargo, hay un matiz importante que relativiza la importancia de su fracaso: Carlsen ha arriesgado mucho más de lo habitual en él, buscando posiciones agudas con frecuencia, en lugar de las larguísimas peleas posicionales con las que suele agotar a sus rivales hasta que se rinden. Por ejemplo, la derrota con Mamediárov llegó después de que el campeón del mundo forzase en demasía una posición donde sus probabilidades objetivas de ganar eran muy pequeñas.


Shajriyar Mamediárov, el pasado enero en Wijk aan Zee (Holanda) L.G.

La única explicación lógica de ese cambio de estilo es que se está preparando para lo que previsiblemente le espera en noviembre frente a Caruana: posiciones muy agudas y peleas de alto riesgo a calzón quitado. Esta es al menos la tendencia habitual del ítalo-estadounidense desde su adolescencia, y no parece razonable que cambie de actitud ante el campeón del mundo, porque ello equivaldría a ir contra su propia naturaleza.

La Copa Sinquefield será una prueba más fiable sobre el verdadero estado de forma de Carlsen, por la tremenda dureza del torneo y por la necesidad del escandinavo de mantener cierta superioridad psicológica antes del duelo de Londres. Carlsen aventaja ahora en 14,4 puntos a Caruana en el escalafón mundial, y en 19,4 a Mamediárov, quien ha subido 16 de golpe con su triunfo en Biel. Además, Carlsen tiene presente que en 2014 tuvo que llegar al desempate rápido para defender su título ante el ruso Serguéi Kariakin, cuyo estilo es la antítesis del de Caruana, un rival muy peligroso si el campeón no está a su máximo nivel.

FUENTE

top