DEPORTE CIENCIA: DESAFÍO INTELECTUAL

Punto de vista... ajedrez

Rafael J. Ramos Vázquez *

El origen del ajedrez es una incógnita, sin embargo todo apunta que se inició en la India. Es un deporte mental, un juego de mesa, de técnica y estrategia. Se puede decir que es una guerra pacífica, sin armas.

Para vencer a su oponente, los competidores solamente cuentan con su mente, dieciséis piezas y el campo donde se entabla el combate, el tablero.

Es un deporte que se desarrolla en el intelecto de cada competidor y se materializa en las casillas. Se requiere concentración, paciencia y capacidad.

En el último torneo “Carlos Torre Repetto”, que cada año se celebra en Mérida, un joven yucateco, para orgullo nuestro, Luis Ibarra Chami, consiguió el título de Gran Maestro, al completar la norma requerida por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), organismo rector del juego ciencia.

Con ese palmarés se une a dos paisanos poseedores de esa misma distinción, el inolvidable Carlos Torre Repetto, para muchos el mejor ajedrecista mexicano de la historia, y Manuel León Hoyos, talento que actualmente se encuentra viviendo en los Estados Unidos.

A ese deporte está muy unido un físico nacido en Hungría, Arpad Imre Elo, quien es precisamente el creador del sistema de puntuación con el cual miden la habilidad o fuerza de los ajedrecistas, ese método matemático está basado en cálculos estadísticos de los jugadores.

Previamente ya existía uno que se aplicaba en la Unión Americana llamado Sistema Harkness, del cual Elo tomó la escala de puntuación y las categorías y lo perfeccionó, para que a partir de 1970, la FIDE lo adopta como el método oficial para puntuar a los jugadores.

El Sistema Elo es el usado y aceptado mundialmente y la numeración que cada jugador tiene es la referencia para clasificarlo. Los expertos señalan que el procedimiento es simple y fácil, eso desde luego para los conocedores del juego ciencia.

La puntuación Elo de un jugador se determina a partir de sus resultados contra otros jugadores. De acuerdo con el sistema de puntuación del ajedrez, cada partida ganada vale un punto y cada empate medio punto. La puntuación esperada puede ser calculada para cada partida o para el promedio del puntaje Elo de todos los oponentes. En pocas palabras, a mayor cantidad de ránking del rival, y de acuerdo con los resultados generales de los torneos, aumenta el Elo.

El título de Gran Maestro (GM), que ostentan nuestros paisanos, es otorgado precisamente por el organismo FIDE, ese reconocimiento es vitalicio y el más alto en la escala, únicamente está encima el campeón mundial.

Actualmente la FIDE tiene su sede en Suiza y su lema es bello: “Somos una familia”.

Al yucateco se le hacen bromas por el “tamaño” de su cabeza, pero está comprobado que en gran número de ellas lo que contienen es una mente brillante, para muestra nuestros paisanos.

Mérida, Yucatán, mayo de 2020

Abogado y empresario.

FUENTE

top