UN PREMIO DIGNO DE UN GRAN MAESTRO

Los pequeños hermanos Marcos Leonel y Cristina Noemí Gómez, curiosos por naturaleza, se acercaron a contemplar las hermosas piezas de ajedrez, que manos mágicas extrajeron de amorfos trozos de piedra volcánica.

Inquieto por su presencia, “Flussito”, el personaje más popular del ajedrez en México, quien colocaba los trebejos sobre los escaques claros y oscuros, los miraba de reojo. Las piezas, tan bellas como frágiles, no son compatibles con la cercanía de niños de corta edad.

Sin embargo, ante su porfiada insistencia en ver de cerca los alfiles, peones, torres y demás arsenal ajedrecístico, la botarga de la rentadora de trajes “Ajedress”, patrocinadora oficial de los torneos de juego ciencia en Plaza Diamante, concedió, no sin preocupación, que los vieran de cerca, pero sin tocarlos.

Lo que sí permitió es que los niños pasaran las manos, extasiados, sobre el reluciente tablero, cuyas casillas claras son de tono beige. Las oscuras son jaspeadas, mezcla de gris, blanco y negro, un dechado de la artesanía mexicana.

La elevada dama, que da la impresión de ser la columna de algún templo griego y se yergue al lado del rey, más alto que ella (mide 18 centímetros), llaman poderosamente la atención de los menores. Cuando tocan la mesa en que yace el peculiar juego, “Flussito” los insta a retroceder y recoge con sumo cuidado cada pieza para llevarlas a una vitrina de Plaza Diamante donde permanecerán expuestas al público hasta el próximo domingo, cuando se le entregarán al campeón del torneo de primera fuerza que se hará ese día en “La casa del ajedrez” (calle 62 x 63).

Tablero y piezas son de ónix, extraído por manos curtidas por el trabajo de las entrañas del suelo poblano. El juego es de tipo italiano y es uno de los 15 premios que “Ajedress” y “Diagonales”, tienda especializada en artículos del juego ciencia, entregarán a los participantes. Cinco de ellos serán para los primeros lugares, cuatro se sortearán y los otros se les entregarán a los mejores exponentes en femenil, senior, tercera edad e infantiles Sub 10, Sub 12 y Sub 14.

El monarca, además del juego de ónix, se ganará también un cuadro que la ajedrecista y artista plástica yucateca Sara Lourdes López Godoy pintará ex profeso para el mejor de esa competencia, que constará de cinco rondas, a un ritmo de 15 minutos por jugador para toda la partida.

El subcampeón obtendrá un reloj digital, el tercer sitio un ajedrez de cristal y los dos siguientes puestos ganarán sendos vales de cena para dos personas en un restaurante de Chapur. Otra cena para dos será sorteada, lo mismo que dos libros de táctica y un rey tallado en madera de caoba.

Una bolsa rosa de dama, ajedrezada, corresponderá a la mejor femenil; una billetera con un caballo bordado, al mejor senior y una taza con un rey grabado será para el mejor exponente de la tercera edad. Este premio, cortesía del club “Bobby Fischer”, tiene también grabada, en chorro de arena, una leyenda aleccionadora: “Cada partida es una batalla”.

Los más destacados infantiles en Sub 10, Sub 12 y Sub 14 se harán acreedores a sendos guardapiezas de ballesta, que los hará sentir como si fueran un “Robin Hood” del ajedrez. El artefacto, de gruesa tela, incluye un tubo de cartón que permite ponerle el tablero enrollado y adentro las piezas. Así se podrá conservar el campo de batalla sin marcas de dobleces. Es muy práctico, pues se puede colgar al hombro.

Las inscripciones para la competencia, para jugadores de cualquier ratting, se reciben en “Diagonales” (local 52 de Plaza Diamante), en el celular 9992-32-54-05 o en e-mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

FUENTE

top