REINA DENTRO Y FUERA DEL TABLERO

Claudia Patricia Medina Molina, matriarca del más famoso clan ajedrecístico del país, relata los orígenes de los jóvenes medallistas en la milenaria disciplina 

Juan Diego
Casanova Medina

No es competidora, ni dirigente, ni organizadora de torneos, pero hay razones de peso para considerarla la mujer más poderosa del ajedrez en México.

Doña Claudia Patricia Medina Molina, matriarca del más famoso clan ajedrecístico del país, tres de cuyos integrantes acaban de ganar para Yucatán nada menos que 16 medallas en la Olimpiada Nacional Infantil y Juvenil, tiene, por lógica, un poder de decisión que no pocos envidiarían.

La orgullosa madre de 9 combatientes del tablero, el más pequeño de los cuales tiene apenas 3 años de edad, es quien tiene la última palabra en “una familia con suerte”, que por sí sola puede decidir qué Estado de la República es el campeón nacional por equipos.

Y esto último es literal. Sólo con las 7 medallas de oro de Sion Radamantys Galaviz Medina, cualquier entidad podría ceñirse el título por Asociación, pues el segundo lugar después de Yucatán fue Nuevo León, que apenas conquistó 5 preseas (4 de oro y una de plata).

No se necesita incluir las 7 medallas de plata y 2 de bronce que obtuvieron entre Atlas Adomaytis y Aioria, hermanos de Sion.
Como era de esperarse, de inmediato surgieron tentaciones económicas de otros Estados que quieren incorporar en sus filas al talentoso clan, pero es doña Claudia Patricia quien dispone.

Y hasta ahora, comenta en entrevista exclusiva para Por Esto!, no hay planes para dejar Yucatán, pese a las diferencias económicas, pues aquí, además de haber mucha tranquilidad, está la mejor afición ajedrecística y todo el año hay buenos torneos para foguearse.

Durante la plática, cuya “apertura” se hizo en la “Casa del Ajedrez” y la fase final tuvo lugar en céntrico restaurante, la señora Medina Molina señaló que el deporte-ciencia ha sido desde el principio algo inseparable de la familia.

Incluso en su luna de miel, en el 2002, participaron en un torneo en Hermosillo, en donde su esposo, Maestro FIDE Manuel Antonino Galaviz Valdez, jugó y ella fue su porrista de lujo.

Doña Paty reveló que, como su esposo es competidor, a sus hijos desde muy pequeños les llamaban mucho la atención las figuras que él desplazaba sobre el tablero. Les parecían fascinantes, pero no les permitían jugar con ellas porque las ensuciaban o maltrataban.

La matriarca del clan utilizaba corcholatas con letras, que hacían las veces de piezas, para que sus niños pudieran practicar. Así fue como se incrementó el interés de los chicos por la técnica ajedrecística. Sion, por ejemplo, empezó a mover los trebejos a los 3 años y medio. Dos años después ganó su primera competencia nacional, en Mazatlán, en la categoría Sub-8. Un caso similar fue con casi toda su prole.

¿Son el mejor regalo por el Día de las Madres las 16 medallas que ganaron sus hijos en Chetumal?, preguntó el reportero.

“No, hace falta la presencia de todos, pero ni Sion ni el papá estarán con nosotros el 10 de mayo”, responde. Y es que ambos viajaron a Cuba para competir apenas terminó la Olimpiada Nacional.

¿Se consideran una familia con suerte?

“Pues sí, porque, pese a las penurias económicas, tenemos muchos logros y vivencias que compartir”, señala con una contagiosa sonrisa que le acompañó durante toda la entrevista.

Aparte de arreglar los asuntos escolares de sus hijos y lo relativo al hogar que incluye atender los permisos, quien está castigado, etc., lo que corresponde a su rol, y el de su esposo que compete a los entrenamientos con las propuestas de lo que deben de hacer los niños, doña Patricia es la que decide si se puede o no se puede.

Al respecto, señala que el mayor problema que enfrenta la mamá de ajedrecistas es cuando no están de acuerdo ella y el entrenador, porque con relación a la parte deportiva si se decide si van o no van, sí participan el papá y ellos, y ella es la que dice si se puede o no se puede, si hay tiempo…

Con genios del tablero en la familia, han cosechado una gran cantidad de trofeos en los diferentes torneos en los que participaron.

Desde su llegada a esta ciudad hace 3 años, la familia Galaviz Medina comenzó a ganar trofeos y atesorarlos.

Incluso los artesanales, los más grandes, comenta, son los que están en la parte de arriba de su casa y cada uno tiene un utilidad dentro del hogar. Por ejemplo, la torre sirve para la puerta de la sala y así los van distribuyendo para una finalidad.

Una de las situaciones que genera un conflicto en la familia se presenta cuando se enfrentan los hermanos y se pacta el empate, resultado en el que no está de acuerdo y no comparte con ellos.

Siempre les habla en cualquier lugar donde estén compitiendo o en donde la comunicación se lo permita, porque una de sus funciones como madre de familia es despertarlos y cuando recibe la noticia que entablaron se enfada porque siempre ha querido que jueguen a ganar la partida.

A pesar de recibir la explicación que los niños están representando a Yucatán y no a la familia Galaviz Medina no queda satisfecha y reitera que no está de acuerdo.

Así como también saborean el dulce sabor de la victoria, también han probado el acíbar amargo de la derrota.

Recuerda que el año pasado, Sion enfrentó a 2 niñas, a Lía, del Estado de México y a Brisa Mena, de Quintana Roo, ambas jugadoras son conocidas de la familia Galaviz Medina.

Resulta que en ambos casos, el “Siete Oros” no asimiló el tropiezo e hizo su berrinche por lo que recibió el jalón de orejas de su padre. La recomendación que le dio a Sion fue que cuando juegue con una niña que no la vea, “gánale y después la vez”, le dijo.

La familia Galaviz Medina tiene una agenda apretada para las próximas semanas, entre los eventos se encuentran los Juegos Escolares que se realizarán en Nayarit, en donde Sion competirá en secundaria y Atlas en primaria, las graduaciones de fin de curso de los chicos, el Panamericano en Chile, y torneo en Cuba.

Por ser hoy el día dedicado a las madres, doña Claudia Patricia considera que no ha recibido el mejor regalo para el 10 de mayo porque no va a estar completa su familia para festejar.

Sin embargo, van a tener una sencilla celebración y cuando lleguen de Cuba Antonino y Sion van a realizar otra.

FUENTE

top