CONTINÚA VIGENTE EL LEGADO DE CARLOS TORRE REPETTO A 40 AÑOS DE SU FALLECIMIENTO

Henry Chablé/MÉRIDA

Genialidad y leyenda son dos palabras que definen a la persona que hasta la fecha es considerado el mejor ajedrecista de toda la historia de México y el primer Gran Maestro (GM) por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) en 1977.

Sí, nos referimos al GM Carlos Torre Repetto, con orgullo nacido en Yucatán, cuyo legado continúa vigente en cada uno de los tableros del llamado deporte ciencia, a 40 años de su fallecimiento.

“Honor a quien honor merece”, dice una frase muy conocida en la vida. Y eso se ha cumplido desde hace 30 años con la organización del Torneo Internacional de Ajedrez que lleva por nombre “GM Carlos Torre Repetto”, sin duda uno de los mejores reconocimientos al gran ajedrecista.

Torre Repetto padeció una crisis nerviosa por lo que se vio obligado a retirarse del ajedrez de por vida

Nació en la capital de Yucatán, el 29 de noviembre de 1904, pero a los 11 años de edad se mudó junto con su familia a Nueva Orleans, Estados Unidos. Ahí continuó sus estudios y comenzó a tomar fama en el juego de los tableros; muestra de ello fueron los destacados resultados obtenidos en diferentes competencias de carácter internacional, como el primer lugar en el campeonato del estado de Luisiana y el de Nueva York.

En Estados Unidos también se consagró en el Campeonato del Este, lo que le generó invitaciones a eventos internacionales. En 1925, recibe el llamado a la competencia de Baden-Baden, Alemania, donde ocupa el décimo lugar general.

Después, acude al torneo de Marienbad, Checoslovaquia, y logra una buena participación al alcanzar el tercer lugar, enfrentando a ponentes de élite de aquellos tiempos.

A finales de 1925 intervino en el famoso Torneo de Moscú, evento al cual acudían los Grandes Maestros del mundo, ya que disputaban las mejores posiciones en la clasificación mundial.

En esa ocasión, el cubano José Raúl Capablanca y el alemán Emanuel Lasker, dos de los más grandes campeones en la historia del ajedrez, partían como sendos favoritos. Eso no fue impedimento y Torre Repetto culminó la competencia en el quinto lugar, resaltando el triunfo ante Lasker y el empate frente a Capablanca.

Un año más tarde, el yucateco gana el subcampeonato en Chicago, después se convierte en monarca del Campeonato Nacional de México, y vence al estadunidense Frank Marshall, campeón panamericano, para convertirse en el mejor jugador del continente.

Carrera efímera

Por desgracia y a pesar de los éxitos, la carrera de Torre Repetto fue algo efímero. En octubre de 1926, con 22 años, padeció una crisis nerviosa por lo que se vio obligado a retirarse del ajedrez de por vida.

Esta situación sorprendió a propios y extraños, ya que los expertos lo ponían como serio candidato al cetro mundial.

Como fuere, que un jugador como él se haya retirado tan joven de las competencias, fue una irreparable pérdida para el ajedrez.

En 1977, la FIDE le otorgó el título de Gran Maestro Internacional, y un año después, el 19 de marzo de 1978, a los 73 años de edad, falleció en la Clínica Mérida, luego de haber sufrido un edema. Su salud siempre estuvo delicada pues sufría de crisis nerviosas.

FUENTE

top