ESTRENARÁ SU TÍTULO EN YUCATÁN

Juan Diego Casanova Medina

Oleiny Linares Nápoles, Gran Maestra originaria de la provincia de Santiago y conocida en Yucatán por sus intervenciones en diversos eventos, acaba de coronarse por tercera vez campeona femenil de ajedrez de Cuba.

Con aureola de invicta, tras imponerse a 5 de sus rivales y ceder 6 empates, la estrella santiaguera alcanzó 8 puntos, los mismos que Yerisbel Miranda Llanes, a quien venció en su duelo personal, lo cual inclinó la balanza a su favor en el desempate.

Y será en Yucatán donde la isleña estrene su nuevo título (antes se coronó en 2010 y 2016), pues en unas semanas llegará al frente de la delegación femenil de la mayor de las Antillas para una serie de actividades, que incluyen un intenso entrenamiento con miras a futuras competiciones.

El próximo 10 de marzo, dos jornadas después del Día Internacional de la Mujer, Oleiny ofrecerá espectacular exhibición de partidas simultáneas en la comisaría meridana de Tamanché. Organizan el evento que se replicará en las 47 comisarías de la capital del Estado, el Ayuntamiento de Mérida y la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

La acostumbrada combatividad que Oleiny demuestra en cada aparición sobre la palestra cuadriculada contrasta con su proverbial sencillez, como se refleja en un comentario sobre los combates que sostuvo con sus 11 adversarias.

“Todas fueron complicadas, no pudiera escoger una partida especial, aunque quizá la diferencia la marcó la victoria frente a Yerisbel en la cuarta ronda”, dijo la flamante campeona en declaraciones a la publicación isleña CubaDebate.

La amazona del tablero, de 35 años de edad, más de 25 de ellos dedicados a intercambiar jaques, agregó: “Fue un triunfo de muchos…, de mis primeros entrenadores, que volvieron a unirse para ayudarme, de los hermanos de mi iglesia, de mi esposo que me ha apoyado tanto y de mis niñas, que se portan bien para que yo pueda estar aquí”.

La sencillez de la Gran Maestra se hizo patente hace unos meses en la “Casa del Ajedrez”, en pleno centro de Mérida, donde al visitar el club “Bobby Fischer”, no puso reparos en sentarse tablero de por medio frente a un espontáneo rival de mucho menos jerarquía que no quiso desaprovechar la oportunidad de jugar con la estrella. Y terminó dando una lección gratuita sobre táctica y estrategia.

La escena tuvo lugar poco después de concluir la más reciente edición de la Copa Progreso, cuando la antillano pasó a saludar a un amigo de hace muchos años, Jorge Alberto Balam Díaz, secretario del “Bobby”, ex monarca estatal e historiador del juego ciencia yucateco.

Después de la subcampeona Yerisbel, quien fue la triunfadora en 2017, se colocó la también santiaguera Yaniela Forgás Moreno, con 7.5 puntos. En cuarto, con 6.5 rayitas, terminó la holguinera Lisandra Llaudy Pupo, monarca del año pasado y favorita sentimental por jugar en casa.

Como no hay quinto malo, no ha de sentirse mal Yaniet Marrero López, quien hizo los mismos 6.5 puntos, aunque al principio estaba señalada entre las favoritas a la corona.
Mucho mejor le habrá sabido el sexto puesto a Yoana González Ochoa, joven trebejista de La Habana, quien igual alcanzó 6.5 unidades, pero eso le permitió conquistar su tercera y definitiva norma de Maestra Internacional Femenina.

El Campeonato Nacional Femenil de Cuba se realizó en la Academia Provincial de Holguín y las demás participantes quedaron de la siguiente manera: Maritza Arribas Robaina y la quinceañera Roxangel Obregón García, 5.5 puntos; Leannet Bosch, 4; Vivian Ramón Pita y Karla July Fernández Rivero, 3 y por último Leancy Fernández Bustamante, 2.5.

Jun to con Oleiny vendrán a Yucatán, Yerisbel, Yaniet, Maritza y Lisandra Llaudy, así como la mejor femenil de Latinoamérica, la Gran Maestra Lisandra Teresa Ordaz Valdez. Igualmente llegará Roquelina Fandiño Reyes. Todas ellas bajo la férula del Gran Maestro Aramís Alvarez Pedreza, entrenador de la Selección Nacional Femenil de Cuba.

FUENTE

top