AUGE DEL TURISMO AJEDRECÍSTICO. REPRESENTANTES DE 5 PAÍSES SE ENFRASCAN EN FEROCES PARTIDAS AMISTOSAS EN LA “CASA DEL AJEDREZ”

Juan Diego Casanova Medina

El pasado fin de semana fue más que un día cualquiera en la céntrica “Casa del Ajedrez”, donde jugadores de un sinfín de países acuden a ejercitar las neuronas con el intercambio de jaques y el desarrollo de sus mejores combinaciones, o bien para pasar un rato agradable de sana convivencia familiar.

Aunque es común la visita de trebejistas de todo el mundo, el reportero no pudo menos que sorprenderse cuando al mediodía del sábado se apersonó al club “Bobby Fischer”, en la planta alta de un centenario edificio en la calle 62 x 63.

Enzarzados en apasionantes batallas mentales y sin que hubiera competencia formal alguna, había en ese momento guerreros del tablero de cuatro países. Una familia de franceses en la primera mesa. Dos adolescentes, las hermanas Camille y Magalie Gourbeyre, se batían en duelo ante la mirada de sus padres, Magalie y Michael Gourbeyre.

En el siguiente tablero, un talento húngaro, el pequeño David Kramar, sorprendía al experto venezolano Wasdin Antonio Muñoz Ricardo, frenta a quien hizo valer la ventaja de un peón en la laboriosa fase de finales. El europeo es asiduo concurrente al lugar junto con sus progenitores y su hermano Adam. Entre los dos han cosechado varios premios en competencias infantiles en Yucatán.

En las otras dos palestras se batían puros mexicanos, yucatecos y gente de otros estados, en una jornada de culto a Caissa, la musa del juego ciencia, actividad que en nuestro Estado, como hemos consignado en repetidas ocasiones, es creciente atracción turística en Mérida.

Cuando el periodista le hizo notar la abundante presencia foránea al secretario del “Bobby Fischer”, el ex campeón estatal Jorge Alberto Balam Díaz, este le comentó que momentos antes, como en los últimos tres días, también movía ahí los trebejos un turista chileno, Jano Lazo, quien se enfrentó a dos yucatecos, Efrén Manuel León García y Froylán Pacheco Aquino.

Balam Díaz añadió que entre los competidores extranjeros los más numerosos son los cubanos, pues no hay competidor de la mayor de las Antillas que no sepa de ese templo de Caissa.

FUENTE

top